¿Por qué somos infieles y cómo superarlo?

,¿Cómo se explica la infidelidad y cuáles son las mejores maneras de superarla? La infidelidad es un comportamiento humano complejo y multifactorial que puede tener diferentes causas y motivaciones. Interfieren factores biológicos, circunstanciales, situacionales, espirituales y educacionales, entre otros. Algunas posibles razones por las cuales algunas personas pueden ser infieles en una relación pueden incluir:

 

  1. Insatisfacción emocional o sexual: Una de las razones porque somos infieles y nos cuesta perdonar una infidelidad, sin duda la insatisfacción emocional en la vida sexual con tu pareja. Algunas personas  pueden buscar la satisfacción emocional o sexual fuera de la relación si sienten que sus necesidades no están siendo satisfechas. La insatisfacción sexual no solamente viene determinado por factores de falta de calidad o cantidad de los encuentros sexuales sino también una sensación de falta de amor. Esa intimidad que alimente íntegramente en este sentido de plenitud ambas partes. Sin duda, en este caso lo que más falla en la pareja es la comunicación libre sobre todos los aspectos en este sentido, que puede ser una especie de falta de confianza en la relación o en uno mismo. Nuestras creencias y esquemas mentales determinan, en gran parte, nuestra percepción de libertad para comunicarnos en este sentido y sin barreras. Trabajando con nuestros esquemas mentales y consciencia  nos ayuda a mejorar la comunicación y confianza en la pareja y facilita el proceso en caso de ruptura.
  2. Búsqueda de variedad o excitación: Algunas personas pueden sentir la necesidad de experimentar nuevas emociones o buscar la emoción de lo desconocido. Esto se reduce a tener una dinámica relacional de monotonía, donde la pareja se ha acostumbrado a unos hábitos y dinámicas repetitivas. Sin experimentar nuevas vivencias, bioquímicamente puede inspirar a nuestro cerebro a buscar novedades excitantes (dopamina), sobre todo, si no se ha conseguido una alta vinculación emocional, como los altos valores de la lealtad, concepto familia, profunda admiración, poniendo como sentido principal y por encima de la relación. En estos casos, la necesidad de buscar algo nuevo y excitante se reduce porque existen altos niveles de serotonina y oxitocina en el cerebro, responsables por esta sensación de tranquilidad, plenitud y vínculos significativos. Al caso contrario, es mucho más fácil que se produzca una infidelidad.
  3. Falta de compromiso o apego emocional: Algunas personas pueden tener dificultades para comprometerse emocionalmente en una relación y pueden buscar la conexión emocional en otros lugares. Esta falta de conexión social y compromiso depende de nuestras características de la personalidad, como la autoestima, seguridad, esquemas mentales tempranos, consciencia etc. Incluso depende mucho de nuestro estado emocional y estado del sistema nervioso. Sobre todo el funcionamiento equilibrado de nuestro nervio vagal, que es el principal responsable de sentirnos seguros y socialmente conectados.
  4. Problemas individuales: Factores individuales, como la baja autoestima, la inseguridad o la falta de satisfacción personal, pueden influir en la decisión de ser infieles o momentos de alto estrés.

 

La infidelidad puede generar trauma

 

Es importante tener en cuenta que la infidelidad no es justificable y puede causar mucho dolor y daño en una relación. El secreto es la comunicación abierta, la confianza y el compromiso mutuo como base fundamental para mantener una relación saludable y prevenir la infidelidad. Si tienes preocupaciones sobre la fidelidad en tu relación, es importante hablar abierta y sinceramente con tu pareja para abordar cualquier problema o preocupación. No tomes como una crítica las preocupaciones que te pueda transmitir tu pareja, comprende su punto de vista y si hay puntos de insatisfacción entre vosotros, es responsabilidad de ambos el trabajarlo y corregirlos. La mayoría de las personas se enamora o es infiel porque se siente incomprendido/a en la relación porque su pareja no lo ve importante su preocupación o deseo, o porque no tiene ninguna intención de cambiar nada al respecto.

Acuérdate que aunque para ti no sea importante, es un problema de los dos y no puedes tacharlo como algo que sea problema exclusiva de tu pareja. Si te comportas así, tu pareja no se sentirá comprendida, escuchada y cuando aparezca alguien que le escuche y comprenda,  es mucho más probable que se produzca una infidelidad que va a ser difícil de perdonar, sobre todo si lleváis más problemas acumulados. Normalmente, la infidelidad es el último paso en la ruptura y se produce por haber ignorado las necesidades del otro o por no haber comunicado nuestras necesidades claramente. La cuestión es la comunicación y que tomemos las quejas de nuestra pareja como una señal de amor que necesita ser expresado y corregido porque nuestra pareja quiere seguir estando a nuestro lado.

Pero si ya se ha producido, viene la siguiente pregunta:

Se puede perdonar una infidelidad?

 

Perdonar una infidelidad es una decisión personal y depende de cada individuo y de la situación específica. Algunas personas encuentran la capacidad de perdonar y reconstruir la relación después de una infidelidad, mientras que otras pueden encontrar que el daño causado es demasiado profundo y optan por terminar la relación.

Perdonar una infidelidad requiere un proceso emocional y de sanación. OJO, perdonar una infidelidad no siempre significa de volver con tu pareja. Para seguir tu vida de manera sana y sin que esta infidelidad afecte más la relación actual u otras relaciones futuras, siempre debemos perdonar, pero no siempre debemos ni podemos volver con esa pareja. Para ir con cargas ligeras el perdón es necesario, pero habrá que ver luego si en el trasfondo hay problemas que pueden ser solucionados.

Aquí hay algunos factores a considerar a la hora de decidir si volver con esa persona o no:

 

  1. Voluntad de trabajar en la relación: Ambas partes deben estar dispuestas a trabajar en la relación y reconstruir la confianza. Esto implica una comunicación abierta y honesta, la disposición de abordar los problemas subyacentes y el compromiso de reconstruir la relación desde cero. El compromiso va a ser más importante.
  2. Transparencia y sinceridad: El cónyuge infiel debe estar dispuesto a ser transparente y honesto sobre las acciones pasadas y presentes. Esto implica compartir detalles sobre la infidelidad si te lo pide tu pareja, responder preguntas y brindar seguridad emocional. Tomar la responsabilidad de sus actos, y no culpabilizar por la infidelidad a la otra parte. Si ambos han sido infieles, es el momento poner las cartas sobre la mesa y ambos tomar su propia responsabilidad afectiva.
  3. Tiempo y paciencia: Perdonar una infidelidad lleva tiempo y paciencia. Puede requerir asesoramiento profesional, apoyo emocional y la disposición de ambos para trabajar a través de los desafíos que surgen durante el proceso de curación. Cada uno tiene su ritmo de superación, hay que tener paciencia y encontrar el equilibrio para perdonar y evitar el castigo emocional. En una relación de pareja no debéis veros en términos de víctima y verdugo, sino ambos aprender la responsabilidad afectiva. Si decidís seguir juntos no podéis ser enemigos ni jugar al poli bueno y poli malo. Tenéis que ver la pareja como un equipo, como una unidad que va a superar una dificultad más, y acercaros nuevamente, poco a poco desde el amor y compasión.
  4. Reconstrucción de la confianza: La confianza es fundamental para cualquier relación y puede ser difícil de reconstruir después de una infidelidad. Ambos deben estar dispuestos a trabajar en la reconstrucción de la confianza a través de acciones consistentes y transparentes. Se pueden construir nuevas reglas del juego pero debéis evitar el control excesivo y las desconfianzas constantes.
¿Perdonar es igual que volver con tu pareja?

 

Es importante recordar que perdonar no significa olvidar o justificar la infidelidad. Es una decisión personal que implica sanación emocional y reconstrucción de uno mismo, pero no necesariamente de la pareja. Si estás considerando perdonar una infidelidad, es recomendable buscar apoyo profesional, como terapia de pareja, para ayudar en el proceso de sanación y toma de decisiones. Aunque decidáis luego que lo mejor es separarse, es primordial cerrar y sanar la herida, al contrario la parte infiel puede sentir culpa afectiva y la parte engañada una inseguridad y falta de confianza que proyectarán en las próximas relaciones, destinadas así a la ruptura. Llevar el duelo a cabo y cerrar la herida es necesario para seguir con tu vida en pareja o no.

Para cerrar una herida o daño emocional es importante trabajar en ambas partes:

  1. Los valores y los esquemas mentales que cada uno mantiene sobre el amor, familia y relaciones de pareja.
  2. La huella física y neurológica que esta experiencia ha dejado en nuestro sistema nervioso. Una infidelidad muestra síntomas parecidas a un trastorno por estrés postraumáticos. Genera las huellas psíquicas en nuestro cuerpo que, fuera de nuestra voluntad, son capaces de activarse sin ser un peligro real. El ejemplo típico, que tras una infidelidad igual vas a ser mucho más observador/a ante gestos de amabilidad por parte de tu pareja hacia el otro sexo y ser mucho más susceptible ante cualquier señal. Esto es así porque cualquier señal que tu sistema sensorial detecte como peligroso (una mirada, un gesto, una sonrisa, un comentario sobre otra persona) activará en ti automáticamente ansiedad, taquicardia, incomodidad, sensación de desconfianza etc. Eso hará que te distancies de tu pareja, que esa parte probablemente no entienda ya que no ha hecho nada malo esta vez, lo que a la vez le genera un sentimiento de impotencia e inadecuación personal, o sensación de culpa. Este ambiente de inseguridad emocional finalmente terminará con tu relación si no reconoces y reeducas tu cuerpo y sistema nervioso para que distingue las señales reales de las señales inofensivas.

¿Has vivido una infidelidad y no sabes si realmente lo has superado o sientes que aún tienes la herida cerrada?

Echate un vistazo a mis programas grupales donde trabajaremos durante 6 semanas para que superes el daño de la ruptura amorosa y reconstruyes tu enfoque de amor sano. Y si tenéis hijos, puedes luego aprender cómo hacer que vuestra separación les afecte de manera constructiva y no destructiva.

Te espero con amor y cariño :))  Para saber más, pincha aquí

 

Carrito de compra
Scroll al inicio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad